Tramas de la Violencia

El viernes 16 de marzo de 2012, un sol tremendo de mediodía recalentaba el cemento en el microcentro de Rosario, Argenti-na. A metros de la Bolsa de Comercio, el centro neurálgico de la poderosa pampa agroexportadora, dos reconocidos escritores centroamericanos, Rodrigo Rey Rosa y Horacio Castellanos Moya, almorzaban en un restaurante de la peatonal Córdoba. Llegaron hasta aquí porque la obra de ambos pone en escena la violencia urbana que predomina en sus países de origen, y horas más tarde disertarían sobre Violencia y Literatura en la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario.

Con las bebidas recién servidas, se escucharon los primeros disparos: dos jóvenes en una moto de alta cilindrada acababan de balear y robarle la recaudación a un productor agropecuario que salía de la Bolsa. Un guardia de civil hirió a uno de los protagonistas del robo. El joven murió durante la huída y, minutos después, el conductor de la moto lo dejaría caer a unas quince cuadras del lugar de los hechos para desaparecer de inmediato. Fueron pocos segundos y hubo una gran cantidad de detonaciones: un caos.

Los escritores testigos habían sido invitados para conversar sobre la construcción de su obra en torno a la compleja situación social, económica, política y delictiva que caracteriza a sus sociedades después de las guerras civiles que padecieron durante años. Lo ocurrido ese mediodía confirmó que la expansión de la violencia urbana ya no es propiedad exclusiva de determinados países de Latinoamérica. Se trata, por el contrario, de uno de los efectos más trágicos de los procesos de exclusión económica, social, política y cultural.

Precisamente, Tramas de la violencia se concentra en este problema. El interés no está puesto en la violencia urbana a secas, sino en explorar las diferentes perspectivas estéticas que le han dado en principio cuatro escritores: Horacio Castellanos Moya (El Salvador), Rodrigo Rey Rosa (Guatemala), Osvaldo Aguirre (Rosario, Argentina) y Camilo Blajaquis (Buenos Aires, Argentina), a quienes luego sumaremos otras miradas.
Aunque nació en Honduras (1957), vivió desde niño en El Salvador, país del que es su familia. En 1976 se exilió en Canadá, más tarde en Costa Rica y finalmente en México, donde vivió entre 1981 y 1992. Finalizada la guerra civil, volvió a El Salvador, y desde el 2000 ha vuelto a ser un escritor "itinerante", viviendo sucesivamente en México, Alemania y los Estados Unidos, donde reside actualmente. Como lo confirman varios de sus ensayos y conferencias publicadas en 2010 bajo el título Breves palabras impúdicas, la literatura de Castellanos Moya está atravesada por la violencia y la política centroamericanas. Entre sus obras más reconocidas se encuentran El asco. Thomas Bernhard en El Salvador, Baile de serpientes, El arma en el hombre y Tirana memoria.
Escenarios urbanos de la ficción El reciclamiento de la violencia Literatura y capitalismo salvaje Insensatez: El lenguaje es la clave La energía del sobreviviente Literatura y Periodismo Humor, ironía y sarcasmo Mi Método de escritura Una escena paradigmática
Nació y se crió en Guatemala (1958) y, si bien desde 1979 estuvo entrando y saliendo de su país, al principio "debido al ambiente de violencia y crispación", según dice, y más tarde porque no es un lugar en el que pueda escribir, Guatemala es el escenario regular de muchas de sus obras de ficción. Alumno en Tánger de Paul Bowles, a quien le dedicó la película “Lo que soñó Sebastián”, la obra de Rey Rosa ha ido derivando de cierta abstracción poética de sus primeros relatos hacia una narración de tipo realista como si, en efecto ese "ambiente de violencia y crispación" que estuvo en el origen de sus movimientos por el mundo finalmente viniese a instalarse en su propia obra narrativa. Entre sus libros más reconocidos se encuentran Que me maten si..., Ningún lugar sagrado, Piedras encantadas y El material humano.
Una carcel abierta Violencia Urbana Catarcis y Exorcismo Géneros literarios Violencia como tema en la literatura El humor, un antídoto Un sueño
Nació en Colón, provincia de Bs As., Argentina (1964), y estudió Letras (UNR). Publicó los libros de poemas Las vueltas del camino, Al fuego, Narraciones extraordinarias, El General, Ningún nombre, Lengua natal, Campo Albornoz y Tierra en el aire; las novelas La deriva, Estrella del norte, Graffiti ninja (en colaboración), Los indeseables, Todos mienten y El novato; los libros de cuentos La noche del gato de angora, Rocanrol, Notas en un diario y El año del dragón; las crónicas Los pasos de la memoria, Historias de la mafia en la Argentina, Enemigos públicos, La Pandilla Salvaje. Butch Cassidy en la Patagonia, La Chicago argentina y La Conexión Latina, y un libro de entrevistas Hablados por la poesía. Entre 1993 y 2004 trabajó como cronista policial en el diario La Capital de Rosario, donde actualmente edita el suplemento dominical “Señales”.
Poeta. Nació en 1989. Vive en la Villa Carlos Gardel, Ciudadela, provincia de Buenos Aires (Argentina). Estuvo privado de su libertad desde los 16 hasta los 20 años. En 2010 publicó La Venganza del cordero atado, su primer libro de poemas que fue un éxito de ventas. Al año siguiente, publicó Crónica de una libertad condicional, su segundo libro de poemas. En prisión fundó la revista de cultura marginal ¿Todo piola?, que luego continuó editando en forma colectiva al recuperar su libertad. Colabora en revistas culturales, políticas, sociales de Capital Federal y Buenos Aires, y actualmente conduce un programa de televisión en el canal público Encuentro.