La ciudad como nueva naturaleza

Texto por Manuel Cruz
Video por Carlos Essmann

Hay ciudades cuya imagen previa incluye a sus habitantes y otras que, por razones en principio difíciles de determinar, se las fantasea vacías. Luego, cuando el sueño de conocerlas se materializa, cuando se tiene la oportunidad de visitarlas, las personas que allí viven pasan a ser un elemento inesquivable: ya no se puede pensar en esos lugares sin recordar a sus vecinos. Debe de haber algo de sintomático en este proceso. Un urbanista probablemente lo atribuiría a la influencia de un modelo de ciudad como el de las del sur de los Estados Unidos (Phoenix, Dallas o Atlanta), que son casi por definición urbes sin gente, ciudades llenas de túneles y pasadizos, pensadas para ser utilizadas sin participar en la esfera de lo público. Ciudades diseñadas valorando la movilidad por encima de la comunidad, en las que las personas desaparecen incluso de nuestro campo visual —o, en el mejor de los casos, quedan relegadas a la condición de imágenes fugaces, de meros perfiles borrosos a través de alguna ventanilla—.

Algo de esto debe haber. Pero es más probable que esa predisposición inicial a no incluir a las personas en la representación de su ciudad tenga que ver con otra cosa. Tal vez funcione porque esté muy cerca de la fantasía del hombre contemporáneo: la ciudad es la nueva naturaleza.

La antigua naturaleza es ya sólo nuestra prehistoria, algo que conviene que conservemos por razones a medio camino entre la melancolía y la supervivencia, pero que ocupa todo otro lugar en nuestra representación imaginaria del mundo. Ya no es el exterior que rodea los espacios humanizados (un exterior que todavía parecía estar presente en expresiones como “salir al campo de excursión”), sino a la inversa. Y así, hablamos de reservas naturales o proponemos leyes que regulen el acceso a la naturaleza (expresión que invierte la imagen clásica: es ahora la naturaleza la que está rodeada —aunque tal vez fuera mejor decir asediada— por la ciudad).

La ciudad es hoy, como diría un filósofo, lo dado: aquello con lo que hay que contar, la realidad de la que no queda más remedio que partir. Manteniendo esto, se está dando un paso más allá de la simple afirmación de que todo cuanto ocurre, ocurre en la ciudad: se está pensando que el concepto de sociedad ha sido absorbido por el de ciudad, como parece probarlo el hecho de que en nuestro lenguaje ordinario el término sociedad sin más, tal como aparecía, por ejemplo, en los discursos de los años sesenta, está tendiendo a desaparecer —y, cuando no, arrastra unas connotaciones ingenuamente anacrónicas—. Ahora todo es ciudad. Quedaría confirmada así la vieja intuición de Marx: de la misma forma que toda la historia se encuentra contenida en la antítesis ciudad-campo, así también el destino de la ciudad moderna resume el futuro de la humanidad.

Sin embargo, al denominar a esta situación “fantasía del hombre contemporáneo”, como se hizo hace un momento, se intentaba deslizar alguna reserva respecto a este panorama. Efectivamente, de un lado, resulta equívoco pensar la ciudad bajo la figura de la naturaleza porque a diferencia de ella la ciudad es un producto, un resultado de nuestra actividad. Esta afirmación resulta rigurosamente obvia, pero sin embargo parece quedar olvidada en esa consideración, tan frecuente en el hombre de la calle, de la ciudad como un entramado de servicios y posibilidades a su alcance, que está ahí con la misma mezcla de necesidad y de disponibilidad con la que en la naturaleza están los árboles o los pájaros. De otro lado, la absorción de la idea de sociedad por la de ciudad también puede dar lugar a sus propios equívocos, como por ejemplo el de suponer que la problemática vinculada al concepto absorbido ha quedado superada.

Pero no se trata tanto de que dejemos de pensar en los viejos problemas de la sociedad para pasar a preocuparnos por los problemas de las grandes ciudades, como de poder pensar aquéllos en este nuevo marco teórico. Lo que significa revisar al mismo tiempo y conjuntamente las formas tradicionales de entender los conflictos sociales y la idea de ciudad.

La ciutat com a nova naturalesa
Per Manuel Cruz

Hi ha ciutats la imatge prèvia de les quals inclou els seus habitants, i altres que, per raons en principi difícils de determinar, són fantasiejades buides. Després, quan el somni de conèixer-les es materialitza, quan es té l’oportunitat de visitar-les, les persones que hi viuen passen a ser un element inesquivable: ja no es pot pensar en aquests indrets sense recordar els seus veïns. Hi deu haver alguna cosa de simptomàtica en aquest procés. Un urbanista probablement ho atribuiria a la influència d’un model de ciutat com les del sud dels Estats Units (Phoenix, Dallas o Atlanta), que són pràcticament per definició urbs sense gent, ciutats plenes de túnels i passadissos, pensades per ser utilitzades sense participar en l’esfera pública. Ciutats dissenyades valorant la mobilitat per sobre de la comunitat, en què les persones desapareixen fins i tot del nostre camp visual —o, en el millor dels casos, queden relegades a la condició d’imatges fugaces, de mers perfils borrosos a través d’alguna finestreta—.

Alguna cosa d’això hi deu haver. Però és més probable que aquesta predisposició inicial a no incloure les persones en la representació de la seva ciutat tingui a veure amb una altra cosa. Potser funcioni perquè està molt a prop de la fantasia de l’home contemporani: la ciutat és la nova naturalesa.

L’antiga naturalesa és ja tan sols la nostra prehistòria, quelcom que convé que conservem per raons que estan a mig camí entre la malenconia i la supervivència, però que ocupa tot un altre lloc en la nostra representació imaginària del món. Ja no és l’exterior que envolta els espais humanitzats (un exterior que encara semblava estar present en expressions com “sortir a la muntanya d’excursió”), sinó a l’inrevés. I, així, parlem de reserves naturals o proposem lleis que regulin l’accés a la natura (expressió que inverteix la imatge clàssica: és ara la naturalesa la que es troba rodejada —si bé potser fóra millor dir assetjada— per la ciutat).

La ciutat és avui, com diria un filòsof, allò donat: allò amb què s’ha de comptar, la realitat de la qual no queda més remei que partir. Mantenint això, s’està fent un pas més enllà de la simple afirma¬ció que tot el que s’esdevé, s’esdevé a la ciutat: s’està pensant que el concepte de societat ha estat absorbit pel de ciutat, tal com sembla provar-ho el fet que en el nostre llenguatge ordinari el terme societat sense més, com apareixia per exemple en els discursos dels anys seixanta, tendeix a desaparèixer —i, quan no ho fa arrossega unes connotacions ingènuament anacròniques—. Ara tot és ciutat. Quedaria confirmada així la vella intuïció de Marx: de la mateixa manera que tota la història es troba continguda en l’antítesi ciutat-camp, així també el destí de la ciutat moderna resumeix el futur de la humanitat.

Tanmateix, anomenant aquesta situació “fantasia de l’home contempo¬rani”, tal com s’ha fet fa un moment, s’intentava deixar anar alguna reserva respecte d’aquest panorama. Efectivament, d’una banda resulta equívoc pensar la ciutat sota la figura de la naturalesa perquè a diferència d’aquesta la ciutat és un producte, un resultat de la nostra activitat. Aquesta afirmació és rigororament òbvia, però no obstant això sembla quedar oblidada en aquesta consideració, tan freqüent en l’home del carrer, de la ciutat com un entramat de serveis i possibilitats al seu abast, que es troba allí amb la mateixa barreja de necessitat i disponibilitat amb què a la natura es troben els arbres o els ocells. D’altra banda, l’absorció de la idea de societat per la de ciutat també pot donar lloc als seus propis equívocs, com per exemple suposar que la problemàtica vinculada al concepte absorbit ha quedat superada.

Però no es tracta tant que deixem de pensar en els vells problemes de la societat per passar a preocupar-nos pels problemes de les grans ciutats, com que aquells han de ser pensats en aquest nou marc teòric, la qual cosa significa revisar alhora i conjuntament les formes tradicionals d’entendre els conflictes socials i la idea de ciutat.

Sobre el autor:

Manuel Cruz (Barcelona) es catedrático de filosofía contemporánea en la Universidad de Barcelona. Ha sido profesor visitante en diversas universidades europeas y americanas, así como investigador en el Instituto de Filosofía del CSIC (Madrid). Autor de una veintena de libros y compilador de más de una docena de volúmenes colectivos, de entre sus títulos más recientes cabe mencionar Las malas pasadas del pasado (2005, Premio Anagrama de Ensayo), Siempre me sacan en página par (2007), Acerca de la dificultad de vivir juntos (2007), Cómo hacer cosas con recuerdos (2007), Filosofía de la Historia (2008), Menú degustación (2009) y Amo, luego existo (2010, Premio Espasa de Ensayo). Director de varias colecciones de pensamiento, forma parte del consejo de redacción de numerosas revistas de su especialidad, tanto nacionales como extranjeras. Colaborador habitual en la prensa española y argentina, así como en la cadena SER, dirige la revista Barcelona METROPOLIS.

Sobre el videasta:

Carlos Essmann (Puiggari, Entre Ríos, 1962) es egresado del Taller de Cine de la Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe, Argentina. Trabaja en la industria cinematográfica desde 1985. En los 90 incursiona en el video arte, obteniendo varias distinciones. Desde 2002 reside en Mataró (Barcelona, España), donde trabaja como Director de Fotografía y Director de Documentales y desarrolla una actividad docente en el ámbito de la imagen cinematográfica. Actualmente prepara 
un falso documental para cine con la participación de Joan Fontcuberta y una serie sobre el fenómeno Wikipedia para TV.